¿Cómo implementar programas de incentivos y reconocimientos en tu organización?

Actualizado: 17 de oct de 2019

Reconocer el mérito de los colaboradores es parte del desarrollo de una Experiencia del Empleado de vanguardia. Hoy en día todos esperan ser parte del día a día de la organización y que se les reconozca.


Si aún no tienes uno de estos programas, no te preocupes, en este artículo aprenderás lo que necesitas para empezar a partir de hoy.


Implementar programas de incentivos y reconocimientos


Estos programas, están centrados en atender las necesidades de las empresas, así como mejorar su estabilidad y su cultura organizacional, mantener a sus colaboradores comprometidos, productivos, eficientes y felices. Se integran al plan de carrera para otorgar estímulos por las diferentes habilidades que vayan aprendiendo.

60% de las personas afirman que un programa de incentivos contribuye a no querer buscar otro trabajo.

El incentivo es un estímulo para que una persona aumente su motivación o rendimiento. Gracias a éstos, los colaboradores perciben qué tanto bien están haciendo por la empresa, y si ésta lo está valorando.


Dale un giro positivo a la experiencia de tus colaboradores con esta infografía de cultura y engagement.

Existen tres principales tipos de incentivos o reconocimientos:


Incentivos económicos o salariales: es aquel pago que realiza la empresa al trabajador, ya sea en forma de dinero, bono extra, cheque o regalo material, entre otros.


Reconocimiento o incentivos morales: es aquel beneficio que recibe un empleado en forma no monetaria como puede ser horarios flexibles, más vacaciones, felicitaciones o diplomas, etc.


Incentivos mixtos (económicos y morales): los morales son inmediatos y constantes, mientras los económicos responden a metas con mayor tiempo o complejidad.


Uniendo fuerzas colaborador/organización


Implementar un excelente plan de incentivos y recompensas puede generar muchas ventajas para las empresas que se preocupan y entienden que su mayor valor son las personas.


Desafortunadamente, muchas organizaciones toman los incentivos como un coste que no retribuye de manera inmediata a los ingresos de la empresa, cuando en realidad se trata de una inversión para el presente y futuro de los trabajadores.


Algunos de los beneficios son:


Generan fidelización: Reconocer y recompensar los esfuerzos de los colaboradores los hará sentirse valorados.


Mayor productividad: Los incentivos se aplican al conseguir objetivos y metas. Las personas se mantienen motivadas y dan su mayor esfuerzo.


Atraer nuevo talento: Si una empresa cuida, impulsa y desarrolla a sus colaboradores, los profesionales más valiosos querrán laborar en ésta.


Incentivos justos: Reconocer los esfuerzos por igualdad, crea un entorno laboral estable, acentuando las mismas posibilidades para todos.

Las organizaciones se encuentran en un entorno globalmente competitivo y deben obtener y desarrollar el mejor talento.

Las organizaciones deben entender que están en un entorno globalmente competitivo donde es una gran ventaja obtener y desarrollar el mejor talento. Un desarrollo organizacional completo evitará desde la raíz el grave problema de la rotación y fuga de talento que tanto afecta a las empresas en la actualidad.


Programa de 3 pilares


Para generar un programa de beneficios que evalúe el rendimiento del equipo, motive el desempeño individual de los colaboradores y que resuelva los objetivos con buenos resultados para la empresa, los incentivos deben:


Beneficiar al trabajador y a la empresa: Es necesario sondear a los trabajadores mediante una encuesta para conocer su grado de satisfacción con la empresa y para saber cuáles son sus motivaciones y expectativas. Para que el plan sea eficaz y ecuánime hay que tener en cuenta los objetivos de la organización y las satisfacciones de los trabajadores.


Ser claros y entendibles: Una vez diseñado y depurado el plan, se debe enviar un comunicado a los trabajadores para que dispongan de toda la información y puedan resolver sus dudas.


Ser medibles y alcanzables: Definir qué se quiere conseguir con este incentivo. Hay que detallar metas trimestrales, semestrales o anuales.


La tecnología y la estrategia


Los avances tecnológicos y de innovación nos permiten desarrollar y automatizar procesos que antes tomaban mucho tiempo. Por ello, hoy en día contar con una herramienta que permite obtener resultados y transformarlos en beneficios para nuestros colaboradores resulta muy práctico.


Las empresas que invierten en tecnología y estrategia para incentivar a sus colaboradores obtienen beneficios como:


Detección de rendimiento: Te permitirá conocer el rendimiento de las personas en el cumplimiento de los objetivos y metas trazadas.


Gestión de incentivos: Podrás monitorear los resultados y controlar los incentivos.


Desarrollo del talento humano: Te ofrecerá datos relevantes para la generación de planes de carrera.


Potenciar los equipos: Mejorará la sinergia entre equipos de trabajo, departamentos e impulsar un mejor clima laboral.


Costos vs beneficio: Se verá reflejado en la productividad de la organización, en su crecimiento y se posicionará como una buena marca empleadora.


Comunicar los logros: Mantener informados sobre logros individuales, colectivos y empresariales.


El contar con la plataforma que mejor se adapte a las necesidades es fundamental, ya que con ella se logrará poner en marcha, gestionar y tomar decisiones de mejor manera para las personas en nuestra organización.


Empieza a darles este tipo de agradecimiento por sus labores, y registra cómo afecta en el desempeño de sus labores. Comparte estos resultados con nosotros en la sección de comentarios.

Puedes tener todos estos puntos a tu alcance cuando quieras con nuestra infografía.


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo